Dkoif’s Blog

Nunca se esta demasido ocupada para Paris

Posted on: abril 30, 2009

Ella estaba demasiado ocupada para oírle.

¿Quien era ella? Malva, abandonaba los 30 sin gracia pero con energía. Queriendo ir más al gimnasio de lo que iba, deseando visitar más a menudo la peluquería de su barrio y comprar más ropa de moda. Estaba contenta de escuchar buena música cada mañana de camino a su trabajo y almorzar con el club de lulu de tanto en tanto. En la suma y en la resta creía estar contenta pero últimamente su mundo se había vuelto inestable.

La repentina irrupción en su vida de Pablo, cambio todo. Pablo, un viejo amor del pasado, se había contentado con una amistad a distancia y un dejo de seducción es sus correos. Atrás quedaron los años en que decidieron que la fuerza que los atraía era demasiado peligrosa para darle rienda suelta. Y ahora resulta que, sin pensarlo, todo se había desencadenado.

Y si, al caer el contenido de esa cartera demasiado pequeña, cuando se aprestaba a salir, atrasada por cierto a su cita de las 3, se enfrasco en recoger todo con la mayor rapidez y no pudo escuchar cuando Pablo decía:

– La próxima semana vuelvo a Paris.

Finalmente, todo estaba de nuevo en ese pequeño sobre negro que llamaba cartera. Hizo la nota mental de comprar uno de esos nuevos bolsos, este sistema la estaba matando.

– ¿Decías?

– Malva, la próxima semana vuelvo a Paris, ya no me quedan excusas para continuar en Santiago. Repitió Pablo, sereno.

Como un trozo de hielo desprendido de un glaciar, la noticia reboto en el corazón de Malva y lo heló… se desplomo en la banqueta situada a los pies de ese cuarto de hotel y trato de pensar. Pero no podía darse ese lujo, ahora no. La cita de las 3 la esperaba.

Se levanto y se despidió de Pablo con beso rápido y sin comentario alguno. Cerro la puerta tras de si, corrió por el pasillo y apretó el botón de llamado del ascensor con rapidez. Trato de despejar su mente y pensar en el trabajo, eso TENIA que ser lo único importante. Al llegar al primer piso, sabia que debía tomar un taxi, estaba realmente retrasada, pero también quería conectarse a su Ipod para relajarse y odiaba hacerlo abordo de un taxi. Al llegar a la acera decidió ser sensata y tomar el taxi que se aproximaba.

Su cita de las tres paso rápido. Hacia tiempo que su trabajo era una forma de financiar su vida, pero no su vida, pero eso no evito que la jornada de trabajo se extendiera hasta cerca de las siete y media. Excepcionalmente agradeció estar así de ocupada, no quería pensar en las palabras de Pablo que de todas formas insistían en repicar en su cabeza.

Justamente en el trabajo residía su otra fuente de inestabilidad. Después de años de trabajar en una gran compañía y ser una más de tantas analistas, estaba siendo tentada por una colega para iniciar una aventura independiente que prometía interesantes retornos económicos, pero que de todas maneras no dejaba de ser una apuesta, que además implicaba invertir una parte importante de su colchón.

Adicionalmente, cada día se convencía mas que lo suyo no era ser empresaria, que asumir mas responsabilidades no le traería mas satisfacciones y que ya no quería disputarle horas al trabajo para llevar la vida que deseaba.

Sin embargo el bichito de distender sus arcas no dejaba de rondarle, aun no estaba preparada para decir que no. Llego a su casa con los tacones en la mano. Paso por la cocina y tomo una manzana, recién ahora recordaba que no comía nada desde el desayuno y se imagino frente a un gran plato de lasaña. – Al diablo con la dieta- se dijo. Y marco el teléfono de Adriana, quien siempre ha sido más cómplice que amiga. Sin embargo Adriana no contesto, ni en su casa, ni el celular. No le gustaba comer sola fuera de casa. Odiaba que la miraran de las mesas continuas y sobretodo responderle al mozo de turno:

– Si solo yo. – Le parecía injusto tener que renunciar a los lugares públicos solo pero no tener pareja. Era una demostración mas que el mundo se encontraba en contra de la independencia y la libertad, que estar emparejado estaba sobrevendido como concepto y que, en su opinión personal, muchas de aquellos que con lastima la miraban desde sus abarrotadas o románticas mesas merecían mas lastima que ella.

Renuncio a su alucinación alimenticia y claudico por el tarro de papas fritas que encontró en su despensa…a medio desvestir escucho el citófono, era Pablo. De mala gana le abrió para que pudiera subir. Si ni siquiera pensado en lo que le había dicho, menos quería verlo, pero ahí estaba tocando a su puerta.

– Te fuiste tan rápido hoy- fue lo primero que dijo Pablo luego de entrar y los consabidos hola y ¿como estas?

– Estaba retrasada- replico Malva y se hundió en el mutismo. Ahora, justo ahora se había puesto a pensar en lo tonta que había sido cuando al abrirle las puertas de su vida, su corazón y su casa a Pablo, le dijo que no le interesaba saber ni de su antes ni de después solo del presente. Ese error había provocado lo incomodo y doloroso de este momento, no tenia idea que hacia Pablo en Chile, que había dejado en París y si tenia que volver y cuando.

Mientras Pablo se servía una copa de vino, Malva recopilo rápidamente la información que tenia de él: fotógrafo, divorciado y sin hijos con ultimo domicilio en Paris, los detalles de su día a día eran una incógnita. Su correspondencia se basaba en otras cosas, salían de lo prosaico para internarse en meditaciones de la vida.

Por eso, no estaba preparada para oír lo que nuevamente estaba muy ocupada para oír.

-Mav -dijo Pablo usando ese antiguo apodo- quiero que te vengas conmigo a Paris.

Entrecerró lo ojos para recuperar las palabras de Pablo que flotaban por el aire. ¿Que decía Pablo? ¿Con ella? ¿A Paris?. Malva se sacudió la tarde llena de malos augurios que había creado. Se levanto del sillón y se acerco a Pablo y como cada vez que quería dar intensidad a sus palabras, susurro en su oído- Contigo hasta el fin del mundo. ©dkoif

1 Response to "Nunca se esta demasido ocupada para Paris"

Esta fue la que mas me gusto lejos… que entretenido. gracias por compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: